Recompensa

Todo trabajo tiene su recompensa. En ocasiones la recompensa obtenida debe ser el fruto de abandonar ciertas cosas, ciertos ritmos de vida, dejar a un lado aquello, que para bien te distrae y te obliga a hundir la cabeza en proyectos. Levantando la vista del papel únicamente para sorber un trago de agua, frotarte los ojos delante del espejo y coger fuerza para continuar tu camino.

Un camino que por norma general conlleva el desapego de muchas cosas, de mucha gente, un desapego que normalmente nadie entiende, o son tan pocos los que lo hacen que no son capaces de llegar a asomarse al abismo por el que te has tirado, de manera consciente y voluntaria, si, pero que te obliga a cambiar tus hábitos, a perder cosas que no querías perder.

La vida no espera, nunca lo hace, se detiene en tu parada como un tren en una estación, si eres rápido, lo coges, si tienes miedo tendrás que esperar al siguiente, pero es una estación que nunca sabes si volverá a detenerse tren alguno.

Mi tren llegó y de cabeza me lancé a su interior, trabajé duro y aquí tengo mi recompensa, segundo concurso a nivel nacional que acabo ganando, con todo un señor premio. Un premio que puede abrirme las puertas a algo muy grande, eso el tiempo lo dirá.

Si estás empezando, deseas escribir con todas tus fuerzas y me preguntas si merece la pena todo lo que he perdido contra todo lo que he ganado, te contestaré:

 

SIN DUDA

Screenshot_20180605_125035

 

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s