Tu vida de primera, mi vida de segunda.

Hoy a sido un día duro, no de esos en los que agachas el lomo dos horas más de lo habitual y vuelves a casa para seguir trabajando y haciendo recados, no, hoy a sido un día duro emocional, de esos que la puñetera cabeza no te deja en paz, que rebobina cada segundo de tu vida y te lo resume en forma de imágenes de todos tus fracasos, las pone a cámara lenta y los repite por si no te había quedado claro o no estabas prestando atención.

He encendido la televisión, necesitaba desconectar y ahí aparece el monotema del que nos toca hablar esta temporada, ya acabó el procés y comienza una nueva aventura en las hispánicas tierras que me vieron crecer con vaya a saber usted cuantos episodios, una temporada que por desgracia no puedes desentenderte con solo apagar la televisión, esto lo consume todo, televisión, radio, redes sociales, charlas de bar, chirigotas… hasta los tunos tienen cantares sobre ello… El máster de Cifuentes, que ya de por si parece el subtitulo de una película de serie B de una plataforma de streaming.

He encendido la televisión y veo a nuestra Cifu ahí, sonriente, sacando pecho, con ese aire de superioridad que parece ser requisito indispensable para gobernar Madrid, con toda la prensa tirando por tierra cada papel que enseña a los medios, demostrando el fraude con datos, con pruebas irrefutables… y mírala… impasible… dejando pasar el tiempo con su sonrisa de villana de película Disney, como si esto no fuera con ella.

Y es normal que tuerza esa bellaca sonrisa, porque tú, amigo mío, tú que estás realizando tu carrera universitaria, tú que ya has conseguido un doctorado, tú que tienes tus estudios farmacéuticos o tú que aprobaste derecho y ahora repartes pizzas o te tienes que conformar con un contrato temporal en un almacén de logística, rebotando de mierda en mierda rezando para que en algunos de esos sitios te planten delante un contrato indefinido que no te sacará de pobre, pero te hará inmensamente feliz, tienes una educación de segunda, nada que ver con la suya, esa educación a la que jamás llegarás hagas lo hagas porque amiga mía, te equivocaste de familia, de amigos y de carrera.

Tú vives en la segunda división, dónde se te pedirán estudios superiores para meter estuches dentro de cajas grandes y currar diez horas al día, idiomas absolutamente para nada, pero te los pedirán, donde considerarás un lujo poder escaparte un fin de semana cada tres meses a Villarrublos de abajo y serás el que parte la pana si posees una PlayStation 4 y una tele en 4K.

La Cifu y demás sanguijuelas que pueblan y desangran este pozo de mierda, donde se han afincado y como el cáncer extienden sus largos brazos para meter la mano donde les salga de sus santas joyas colgantes, viven en primera división, donde no necesitan estudiar ni sacarse ese master por el que tú te estás partiendo el cobre, no necesitan saber idiomas, ¿pa qué?, no necesitan un currículum que avale el puesto que presiden, no precisan de hacer colas en supermercados, hospitales, ni mucho menos en el INEM, ¡por favor insecto!, ellos son omniscientes, orbitan con majestuosidad por encima de las cabezas de los miserables plebeyos, se regalan los títulos, les hacen la compra, algún pringao habla de su parte a sus congéneres extranjeros, disfrutan de sanidad privada a un precio ridículo y eso si pagan, porque para moneda de cambio también es perfectamente legal ese chalecito al que a ti ni siquiera dejarían asomar la nariz ni desde la valla que separa su estanque de nenúfares de tu vil pozo de aguas fecales.

Y miro a los infantes de hoy, a los futuros médicos, electricistas, mecánicos y barrenderos del mañana, recogiendo un objeto del suelo y devolviéndoselo a su dueño y no puedo evitar sonreír y a la vez morderme la lengua para no darle una lección que puede abrirle el camino de un glorioso futuro en este acuario infestado de pirañas, pero que es políticamente incorrecto.

“No se lo devuelvas idiota, quédatelo, róbale y apunta más alto, lo que acabas de hacer te convertirá en una buena persona, un tío legal al que le confiaría las llaves de mi casa, pero eso te llevará a ser un mediocre social, a tener que estudiar el resto de tu vida para tener un sueldo de mierda, a tener que tragar que no hay dinero para que tus padres no se mueran de hambre pero sí para construir unas cuevas falsas en Navalcarnero… no seas idiota, ponte un traje y roba millones, apunta al cielo, ya verás, te llamarán señor, se apartará el maloliente vulgo de tu camino para dejarte pasar, querrán hacerse fotos contigo y se partirán la cara por ti porque llevas una chapita de su mismo color, podrás ir por la vida de progre en tu Lamborghini, tranquilo, palmeros no te faltarán y no solo en primera, en segunda división tendrás un rebaño de idiotas suscribiendo cada palabra que digas, cada acto que perpetres y justificarán tus desfalcos señalando al bando contrario mientras se tiran al suelo a lamer las migajas que has desperdiciado de tu grasiento bocadillo. Para cuando tu momento haya pasado te esperará un cómodo sillón de cuero en una multinacional, tranquilo, esos puestos estarán hechos para la gentuza como la que tú serás, se llaman Asesores, están destinados a los que juegan en primera división, nunca verás a nadie de segunda allí, esos están abajo, en el almacén, conectando antenas o reparando calderas, cubriendo puestos intermedios creyéndose alguien importante y si se revelan, solo tienes que lanzarles una píldora, poniéndoles internet de alta velocidad, dejándoles beber cerveza o poniendo el fútbol en la sala de descanso, aletearán como una foca a la que le enseñas un pez, no seas idiota, quédatelo, róbale y apunta más alto”

Así que opto por morderme la lengua, sonrío por tener un nuevo compañero en segunda división, un futuro idiota que aleteará cuando el AVE llegue a su pueblo, vuelvo a mi casa de segunda, enciendo mi tele de segunda y veo como estos desgraciados de primera sonríen con una mueca de superioridad, posan para las fotos ataviados con resplandecientes chalecos reflectantes, con palas inmaculadas y cascos relucientes y decido encender mi flamante PlayStation 4, porque parto la pana mientras espero la tercera temporada de esta, mi tierra hispana.

6 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s