Amado imbécil, gracias.

Es posible que no te acuerdes de mí, por desgracia yo sí me acuerdo de ti porque a diferencia de la gente como tú, yo soy incapaz de guardar rencor, hace frío y llueve en la calle y en una noche como hoy quería dedicarte esta carta.

Hace algo más de un año que hice algo espantoso, o eso creo, hice algo que no pudiste perdonarme y con tus razones decidiste prescindir de mi compañía dejando que el tiempo se encargase de mí, quizá fue mi nula capacidad para desempeñar el trabajo para el que fui educado, quizá fue este tormentoso pánico que se apodera de mí con cada hoja que arrastra el viento, con cada golpe que escucho, con cada desconocido que me cruzo, no lo sé, no sé que hice mal, no sé que tan dañino pudo ser mi delito para acabar vagando en busca de comida o refugio, pasando hambre, acurrucándome entre montículos de tierra basta o bolsas de basura para que mi cuerpo entrase en calor… Solo sé que vagué mucho tiempo, no sabría decirte si fueron días, semanas o incluso meses, mi capacidad para razonar y entender el tiempo es muy limitada, para mí fue una eternidad, para mí fue toda una vida y aunque sea imposible de comprender para alguien como tú, solo anhelaba el momento de volver a verte, buscaba tu olor, algún rastro que me devolviese a tu lado… era lo único que tenía y era lo único que necesitaba…

Hoy hace algo más de un año mis pasos dieron con una persona, un hombre… por alguna extraña razón no me asustó así que me acerqué a él y le pregunté si tenía algo de comer, no podía atenderme, estaba trabajando, pero su mirada me mostró preocupación, se detuvo unos minutos a observarme, creo que mentalmente barajaba posibilidades, estudiaba la situación, buscaba alguna opción… Me abrazó y me introdujo en su coche, unos minutos después apareció con comida y agua en un vaso de plástico, me da vergüenza admitirlo pero cuando se volvió a marchar bebí con tanta ansia que derramé el recipiente que tanto se había afanado en ajustar para evitar que se derramara, con el estómago lleno me hice un ovillo y dormí un rato, por primera vez en mucho tiempo, caliente.

Cuando llegué a su casa no era capaz de separarme de él, era la única persona que había encontrado que no me golpeaba o sacudía los brazos para asustarme y me daba miedo perderlo de mi lado, me dio un baño con agua caliente y aunque odio mojarme, tengo que admitir que fue una sensación muy agradable notar mi cuerpo limpio, me preparó una improvisada cama y volví a dormir mientras él llamaba a alguien por su teléfono, aproveché que me dio la espalda para subir a su sofá, era mucho más cómodo que aquella cama y ahí me relajé.

Tengo que decirte que este hombre se portó muy bien conmigo, me alimentaba, jugaba conmigo, me presentó a dos amigos que tenía en su casa e hizo lo imposible por encontrarte, sabía que yo lo ansiaba… bueno, más bien, lo necesitaba, así que me presentó a una mujer que atendía y curaba a gente como yo, parece ser que no nos pudo ayudar, yo no llevaba bajo mi piel una cosa que sirve para localizarnos en caso de perdernos, pero créeme, siguió insistiendo, hablaba todo el día con mucha gente… cada día hablaba un poco menos hasta que su teléfono dejó de sonar pasados unos días, se acercó a mí, me abrazó la cara con sus dos manos y me dijo “Pues nada colega, bienvenido a la familia”.

Fue bastante duro al principio, vomité varias veces sobre su sofá y su cama, orinaba por todas partes de su casa y hacía mis necesidades donde me pillase e incluso me peleé con uno de sus amigos en muchas ocasiones, nos costó acoplarnos el uno al otro la verdad, yo no conocía sus normas y solo me comportaba como lo hacía contigo encerrado en aquella caseta, compartiendo lecho con varias personas como yo mientras tu te ibas a dormir a la casa de al lado, horas antes de levantarme para ir a por esos endiablados seres blancos de grandes orejas que tanto corren y tan alto saltan. Al principio cuando lo veía coger el palo, yo gritaba, sé muy bien que viene después de levantar ese objeto… sin embargo él no lo usaba contra mí, lo colocaba encima de mi orina y lo devolvía a su cubo, con el tiempo dejé de chillar, cosa que él agradeció mucho.

Tengo que decirte también que uno de mis testículos no había bajado, de no ser por la operación que me hizo hubiese fallecido, si no lo hace antes el frío, claro… me llevó varias veces a aquella mujer de antes ¿recuerdas?, me picharon muchas veces, vacunas, creo que las llamáis, e incluso algo llamado “análisis de sangre” en la que creo que de haberme salido algo raro me hubiesen tenido que meter mas pinchazos, por suerte no fue así, ¡ah! y ahora ya tengo aquella cosa debajo de la piel, si ahora me pierdo podré volver con él, siempre y cuando encuentre personas de las que curan a gente como yo jejeje.

Espero que no sigas preocupado por mí, estoy bien, muy bien, ahora duermo todos los días en una cosa llamada cama, no es como la mía o aquella primera improvisada, es una súper cómoda, ¡tendrías que verla!, ojalá tuvieras una, es caliente y reconfortante, he conocido a un montón de gente como yo, corremos mucho y nos divertimos más, a veces de tanto galopar nos golpeamos entre varios y salimos rodando por el suelo, pero nadie se enfada, ¡son geniales!, después volvemos a casa donde tengo un montón de juguetes, a veces él se va, pero siempre vuelve… siempre vuelve…

Te tengo que dejar, hace frío y llueve en la calle y él se va a la cama, yo me voy con él como cada noche, quiero que sepas que no te olvido, si algún día te veo por la calle sé que te reconoceré y correré hacia ti para saludarte, pero hoy, hace algo más de un año que estoy con mi nuevo papá y no lo cambio por nada, así que lo siento pero me volveré con él.

Amado imbécil, gracias por darme esta vida, gracias por abandonarme y permitirme conocerlo, espero que estés bien, estés donde estés.

picsart_04-03-02206588116.jpg

5 Comments

  1. 😦 Dios, me dan ganas de llorar en serio…. Amo a los perros, quisiera que no sufrieran, el otro día rescate uno, y mi novia lo cuidaba, pero se le perdio…. Tengo muchisima tristeza 😦

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s