Odio, condena y libertad de expresión

Últimamente ha aparecido un tema de debate en redes sociales y prensa televisiva, el odio en internet y la exaltación de la violencia y el terrorismo, algo que sinceramente, me preocupa y me preocupa porque veo un doble rasero en todos los comentarios que escucho y leo salvo en contadas ocasiones.

El programa “Salvados” presentado por Jordi Évole, rescató hace unas semanas tres situaciones que en su momento tuvieron especial repercusión en las redes sociales, unas lindezas dedicadas a la presentadora Paula Vázquez, un acoso sufrido a Cristina Cifuentes y una batería de insultos a Miguel Bosé, para el primer individuo todavía se está a la espera de juicio, para el segundo se pidió una condena de cárcel que acabó en multa económica, para los terceros nunca se supo más.

Estaría bien recordar lo que Paula Vázquez leyó aquel día desde su móvil:

“Y que tal si te echamos un poco de gasolina en el coño y te metemos fuego HP”

Cristina Cifuentes tuvo que soportar una amenaza de violación contra su hija y Miguel Bosé leer que a su hermana Bimba le dio cáncer de escuchar su música o que dónde estaba enterrada para violar su canceroso cuerpo.

Veo también un rapero entrando en prisión por enaltecimiento de la violencia y una gran mayoría echándose las manos a la cabeza, hablando de represión, de coartar la libertad de expresión, de estado de sitio… vendiendo una realidad que por lo menos yo, no vivo.

Podríamos coger todo lo anteriormente escrito y verlo desde otro punto de vista, podríamos hacer un ejercicio de empatía y darle la vuelta, cambiarle la perspectiva.

A ti, si a ti, a ti que dices que la libertad de expresión te la están amordazando, que están acallando las voces que se atreven a alzarse… ¿pensarías igual si tu madre recibe el mensaje que tuvo que soportar Paula Vázquez?, ¿o si lo recibe tu hija?, permíteme dudar que hablarías de la misma manera de nuestras leyes si tu hermana muriese de cáncer y alguien ironiza sobre violar su cuerpo…

Por que no sé tú, pero si mi madre recibe un mensaje con amenaza de meterle gasolina por el coño es muy probable que dedique el tiempo que me queda de vida en encontrar a este despreciable ser humano, hacer que se trague componente a componente cada pieza de su ordenador y meterle por el ojete el teclado que ha usado para proferir semejante vertedero de palabras.

¿Tienes hijas?, ¿actuarías del mismo modo si reciben amenazas de violación?, ten los cojones de decirme que sí porque entonces tengo un par de cosas que decirte.

Y quizá es en este punto donde se difumina la libertad de expresión, donde se confunde libertad con el todo vale, donde no hay límite dentro del territorio del pajarito azul, donde nos escuda un avatar, un nombre falso y damos rienda suelta a nuestra más maloliente ponzoña inherente al ser humano, donde nos podemos subir a un tanque y amenazar con usarlo contra alguien mientras acumulamos likes o retuits… las aguas internacionales de la red en donde muchos tienen miedo de expresar lo que piensan por temor a las amenazas y donde determinada gente solo hablar del tiempo provoca una oleada de odio e insultos.

Y unas voces se alzan entre la multitud, unas voces que profieren lemas de pueblo a las que corremos a agarrarnos porque su grito ahora nos interesa y juega a nuestro favor, nos agarramos a la libertad de expresión, una libertad hace lustros desenfocada, desvirtuada y transformada según soplaba el viento.

“La cárcel no está hecha para los que escriben en internet”

Es decir, si me planto delante de Paula Vázquez y le suelto que le deberíamos prender fuego acabo en el calabozo, si me planto delante de Cristina Cifuentes y amenazo con violar a su hija dos seguratas darán con mis huesos en el asfalto, pero sí puedo escribirlo, es más, puedo hacerlo y lanzarlo a una comunidad donde voy a ser leído por seguramente miles de personas, haciendo un silencioso llamamiento a escoria de mi misma calaña para ser aplaudido mientras alimento el cutre arte del insulto gratuito.

Pues servidor ya tuvo en el pasado un episodio parecido de amenazas y no es agradable, el muy imbécil intentó perforar pero dio sobre hueso. Y tu pensarás, “bloquéalo y ya está”… como al que le roban en su negocio le dirías que pusiese una reja y ya está, “pasa del ladrón, ya se cansará…”

Pues servidor piensa que quizá la libertad de expresión debería tener límites, límites que al pasarlos sólo generan odio y son constantemente sobrepasados por idiotas condescendientes con mucho tiempo libre y demasiada sangre charnega recorriendo sus entrañas, que esta ley está favoreciendo a estos impresentables personajes que como piratas navegan a golpe de click al acecho de su siguiente víctima, provocando en algunas situaciones hasta suicidios.

Pero aquí no acaba la cosa, el primer personaje del que he hablado se medio excusa en que es una buena persona, hasta nos habla de un par de intervenciones quirúrgicas que sufrió debido a su trabajo… ah… muy bien colega… entonces, ¿el ser buena persona te exculpa?, ¿dan alguna especie de carné con el que se nos permite atacar sin ningún pudor ni límite la integridad de otra persona?, es más ¿quién decide quien es buena persona?, ¿existe algún barómetro que lo mide y yo desconozco?.

Decir lo que se piensa está bien, de hecho es muy necesario, amenazar de muerte quizá ya no tanto, desearle a una política por muy independentista que sea una violación en grupo quizá es pasar el límite de lo moral, porque extremos en las ideas los tenemos todos, puede que no en política coincidamos en ellas, pero en algún otro tema sí las tenemos y si merecemos la muerte sólo por el hecho de tenerlas aquí no se salva ni el tato.

Así que igual va siendo hora de presentar algún precedente, que alguien grite, “Tchis tchis, no colega, aquí no vale todo”, igual va siendo hora de dejar de llamar libertad de expresión a frases como “Tu bandera española está más bonita en llamas, igual que un puto patrol de la guardia civil cuando estalla” y empezar a ponerle otro nombre, que a mí se me ocurren unos cuantos pero caería en el mismo error que pretendo denunciar, con que cada uno que saque sus propias conclusiones.

3 Comments

  1. Lamentáblemente vivímos en la sociedad del todo vale donde la justicia humana está hecha a medida del delincuente y el/la q hace daño a su prójimo… Confío en la justicia divína q es la única q no falla y es segura… Abrazos d luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s